ENTRETENCIÓN TODO EL AÑO

ENTRETENCIÓN TODO EL AÑO

Los franceses aplican un concepto de turismo que les permite realizar diversas actividades en la montaña tanto en invierno como en verano. Una realidad que también espera concretarse en Chile.

Andrés Pérez-Cotapos

Es entretenido ver la diferencia y diversidad de actividades que tienen lugar en las estaciones de montaña en el mes de julio, donde la nieve y el frío recubren los Andes, mientras que en paralelo las flores y el cálido sol inundan cada rincón de los Alpes. Pensando en esta realidad, en Chile existen muchas posibilidades para desarrollar un turismo de montaña tanto en los meses de verano como en invierno. Precisamente, los ojos franceses, con gran experiencia en estas materias, ya están puestos en nuestras montañas con la idea de que este proyecto se transforme en realidad. En las últimas décadas, los centros invernales franceses han desarrollado un concepto nuevo y que los mantiene ocupados en toda época del año. En invierno, el esquí, el snowboard, los trineos y las motos de nieve son los que reinan por los muy bien equipados centros franceses.

Sin embargo, cuando suben las temperaturas y llega el verano, lejos de cerrar sus puertas, los mismos centros se transforman y brindan a sus visitantes diversas actividades al aire libre. La montaña en verano también tiene su encanto. Ya sea a través de paseos a caballo, en bicicleta, caminatas o excursiones para visitar y conocer la flora y fauna de los alrededores, la oferta para los visitantes es amplia y muy entretenida.

Un ejemplo que se puede destacar en esta novedosa modalidad lo constituye el centro de esquí de Les Arcs. Ubicado a 3.800 metros de altura y a los pies del Mont Blanc, este lugar se destaca por su aire puro, sus grandes espacios abiertos, su tranquilidad y una rejuvenecedora sensación de libertad.

En Les Arcs la estación de esquí va desde mediados de diciembre hasta finales de abril. Durante esta época, la nieve está garantizada. En los otros meses es cuando se da paso a las actividades de primavera-verano al aire libre, con un promedio de temperatura que se mantiene en los 21 grados.

Esta idea de tener actividades de montaña tanto en invierno como en verano también se está implementando en Chile. Alberto Stern y Francisco Sotomayor son dos jóvenes chilenos que conocen bien la montaña. El primero es hijo de Eduardo Stern, en un principio promotor de la creación del centro de esquí Valle Nevado, para lo cual recurrió a los ejemplos franceses de los centros de esquí de Les Arcs y Courchevel. Por su parte, Francisco Sotomayor organizó en 2009 en Chile una competición de Freeski conectada con un salón de montaña.

Este encuentro y su proyecto en común dio origen a Pro Andes: los dos jóvenes socios trabajan desde ese entonces en la edición 2011 (octubre) de un salón bienal de mayor alcance y que se realizará en Lo Barnechea, en asociación con esta comuna, la Cámara de Comercio Franco Chilena, la revista “Montagne Leaders” y “France Neige International”. Se vinculará a un seminario al cual deberían asistir importantes personalidades del mundo de la montaña tanto de Europa, Norteamérica, como de Sudamérica.

“El sello particular de la estación de Les Arcs tiene su más clara manifestación en la arquitectura original de Valle Nevado, sus edificios de trazos angulosos, recubiertos en madera y de manera más sutil en el trazado de sus pistas y andariveles, los cuales logran equilibrar eficiencia, calidad y respeto por el entorno. Ambos centros han sido creados dando protagonismo a la montaña y su encanto. En ambos casos se da una gran importancia a las vistas de la montaña y, en particular, de sus cimas emblemáticas, el Mont Blanc y El Plomo, respectivamente. El tema de las actividades de montaña durante todo el año ha sido una preocupación desde los inicios de ambos centros. En Les Arcs, se habilitó una cancha de golf en sus pistas bajas y, además, se puede practicar tenis, rafting, caminatas, escalada, esquí de montaña. En su concepción original, Valle Nevado buscaba crear algo similar: golf en la zona conocida como El Prado, experimentos para cultivar pasto y árboles a partir de especies de alta montaña de los Himalayas. Esos esfuerzos no fueron continuados y la estación cerró durante el verano hasta hace unos dos o tres años”, explica Alberto Stern.

Invierno y verano

La industria de la montaña, en la cual muchos de sus actores son franceses, tiene los ojos puestos en los Andes. Empresas como Poma, uno de los líderes en remontes mecánicos, Secomate (señalización y balizaje de pistas), Montaz (desencadenador de avalanchas) o incluso Lacroix (cañones para avalancha), otras especialistas en el pisado de pistas o en la formación se muestran interesadas en este salón. Es cierto que, así como para otros sectores, Santiago es una excelente vía para penetrar el mercado sudamericano. Además, en este caso, Argentina y Chile son los únicos países en América Latina que cuentan con verdaderos centros de deportes invernales.

“La manera en que los santiaguinos hacemos vida al aire libre evoluciona de manera sorprendente. Si bien aún hay una sensación mayoritaria de que vivimos de espaldas a la cordillera, los santiaguinos hemos ido apropiándonos de nuestro territorio de montaña como un lugar para disfrutar y preservar. La montaña ofrece alternativas muy interesantes en que el pasarlo bien va acompañado de un aprendizaje para la vida y una oportunidad para el desarrollo personal y comunitario”, sostiene Stern.

Centros de esquí: Entretención todo el año


Visite ExpoAndes.tv

logoexpotv

Newsletter

Ingrese el e-mail para recibir nuestra newsletter:

Correo electrónico (requerido)